Efecto del tratamiento

Uno de los problemas principales al dejar de fumar es la desnicotización ya que ésta trae con sí fuertes síntomas físicos. Aquí es cuando la estimulación antitabaco de láser no invasivo entra en juego. Esto reduce considerablemente las ansias de fumar y así también el síndrome de abstinencia.

El tratamiento antitabaco de láser no invasivo estimula puntos de acupuntura precisos en las orejas. A través de una breve radiación de los correspondientes puntos de acupuntura con la luz láser, se aumenta la descarga corporal de endorfinas. Estas sustancias naturales producidas por el propio cuerpo ocupan a los receptores de nicotina libres en el cerebro de tal manera que una ingestión de nicotina a través del consumo de cigarrillos es innecesaria. Además, se estimulan puntos especiales que provocan un efecto tranquilizador y relajante. A pesar de dejar de fumar el cliente se siente bien y equilibrado. Las ansias de fumar se reducen considerablemente y al final se produce un rechazo al tabaco.

La bioestimulación energética con láser no invasivo es un método muy placentero y efectivo para dejar de fumar. La luz infrarroja del láser influencia directamente la comunicación celular mientras usted se relaja y descansa placenteramente.

Las ventajas del láser no invasivo para dejar de fumar son evidentes

En promedio más del 75 % de los clientes  logran dejar de fumar. Normalmente un tratamiento es suficiente para liberarse de la dependencia física de fumar. Sin embargo, en caso de reincidencia dentro de los primeros meses le garantizamos un tratamiento de seguimiento gratis “terapia de refuerzo”